Puertas correderas

Puertas correderas

Puertas de interior lacadas

Instalación de puertas de paso correderas.

Si quieres ahorrar espacio te proponemos puertas correderas encastradas en estructuras compactas.

Hay gran variedad en el mercado pero para garantizar calidad y duración le aconsejamos recurrir a primeras marcas.

Las puertas correderas utilizan un sistema conocido como casoneto. A su vez, requieren un premarco. Este es la estructura prefabricada -normalmente con acero- y que tiene un ancho aproximado del doble de la puerta. Este se coloca en la pared en una instalación que no tiene una duración de más de un par de horas, pero previamente se tiene que tirar el tabique para posteriormente encajar dicha estructura. Esto incluye unos herrajes. A continuación, se debe cubrir con placas de pladur, repasar y pintar integrando la decoración. 

Las puertas correderas son la solución perfecta para espacios reducidos ya que aumentan el espacio de la habitación respecto al sistema tradicional de puertas al no abrirse ni cerrarse hacia fuera. La puerta queda integrada a la pared. Las puertas correderas permiten aprovechar mucho más el espacio. Normalmente añaden 1 metro cuadrado adicional y ofrecen un aspecto decorativo moderno y actual.

A pesar de que las puertas correderas empotradas no ofrecen el mismo aislamiento acústico y térmico que unas puertas convencionales, las puertas correderas empotradas permiten no tener portazos en casa y controlar de mejor manera el viento. En pisos pequeños son una alternativa perfecta y con la que se calcula que se consigue 5 metros cuadrados de espacio utilizable en un apartamento de 50 metros cuadrados.

Una puerta corredera en casoneto devuelve a la casa y sus alrededores todo el espacio normalmente ocupado por las puertas con batiente. Una idea brillante para recuperar la habitabilidad y funcionalidad que siempre habían estado limitadas, tanto en los edificios antiguos como en los de nueva construcción. Las puertas se deslizan suavemente hacia dentro y hacia fuera de la pared, devolviéndole a las habitaciones colindantes el espacio, antes inútil, gracias a la robusta estructura de acero galvanizado, que se inserta en los tabiques de ladrillo o pladur. Una solución que ofrece nuevas posibilidades de decoración, disponible para todo tipo de puertas: modernas o clásicas, con una o dos hojas, lisas o con decoraciones y relieves.
Si además considera las excelentes ventajas en términos de ocupación de espacio que da una puerta corredera en relación a las puertas tradicionales, descubrirá que el nuestro es el casoneto ideal en cualquier situación.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.